El proceso de confinamiento derivado de la pandemia que sufrimos, nos ha traído situaciones nuevas a las que no estábamos acostumbrados, como la convivencia intensa familiar o el aislamiento del entorno de trabajo, y ha resucitado temores básicos relacionados con la supervivencia; como el miedo al contagio, el fantasma de la crisis económica, entre otros. Este acontecimiento, de magnitud internacional ha supuesto un inédito desafío social y un reajuste individual para muchas personas en términos de cambios de hábitos y maneras de pensar. Es por esto, que propongo algunas sugerencias de cómo abordar de manera sencilla los conflictos, las tensiones y los miedos internos, son sugerencias clásicas, sencillas aparentemente (requieren constancia) y efectivas si mantienes la vigilancia constante:

1.- Incrementa tu nivel de conciencia: En la mayoría de los casos, en nuestra sociedad, los individuos nos conformamos con tener un nivel básico de presencia, activa tu nivel de atención sobre lo que te rodea y sobre ti mismo. Estar presente, permite desarrollar el observador interno de los procesos y adquirir un mayor autoconocimiento.

2.- Pon atención a lo que sientes en cada momento: Las emociones y sentimientos generan en nuestra mente pensamientos, que son los causantes de nuestro malestar y sufrimiento interno cuando adquieren un matiz negativo. Siente la sensación sin juzgarla y déjala pasar sin resistencia.

3.-  Observa esos sentimientos, no los reprimas o los evites, tan solo habrás conseguido que sigan incrementando su falso poder, déjalos ir, entrégalos con su carga negativa y adquiere nuevamente el dominio sobre tu estado interno y ofrece la mejor versión de ti mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioPost comment